Muñeca de trapo

Y así, bailaba sin miedo  a nada, zapatos rotos, muñeca de trapo.

No recordaba quien era, tan solo bailaba.

No añoraba a nadie,  no hablaba, no dormía, ni soñaba.

zapatosSus pasos de baile eran palabras, sus manos al aire, pequeños trazos.

El tiempo pasaba y seguía bailando.

Cuando sus pies cedieron al dolor, cuando sus manos cayeron…

La música cesó.

Miro alrededor: ¿A quién bailaba?.

Bajó del escenario. La luz se encendió. Su dueño, le ordenó volver al escenario,  le lanzó una moneda y le pidió otro baile.

Obedeció una vez más mientras su  amo exclamaba:  ¡baila mi muñeca de trapo!.

Cayó rendida, llorando. Sus hilos se descosían.

Volvió a levantarse.

Sus manos, su tela, su alma se desvanecían  con cada nota que sonaba.

Y con el último tropiezo, con  la última orden  de que continuara bailando… miró a lo alto del escenario  y tiró del último hilo.

 

Anuncios

Un comentario en “Muñeca de trapo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s