Mensaje Oculto

En el siguiente texto llamado “Cerrando Círculos” de Paulo Coelho he destacado un mensaje oculto. ¿ Cuál es la frase? y  ¿ A qué científico corresponde el mensaje?…

“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Sí insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, en rebobinar el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué.  Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.

¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.

El pasado ya pasó.  No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú. Suelta el resentimiento. Encender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte mentalmente, envenenarte, y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás.  Si andas por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción.  ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? 

Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año.  Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.  Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete,  sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. … ¡Así es la vida!”

 

Texto extraído de: http://www.cop.es/colegiados/b-00085/escritos/historias/circulos.HTML

 

 

 

 

Mientras, siempre o quizás…

Una vez más a ti…

Querría escribir otras palabras, quesiera colorear mi alma de otras tonalidades…

pero eres una vez más el que apareces de una forma indefinida para recordarme que solo tú serás capaz de devolverme alguno de mis matices.

miss

No quiero que nadie más que tu me demuestre que la vida no es prioridad del blanco y negro.

Nunca más nos veremos.

Nunca más podré recordártelo.

Jamás veré la vida del mismo color.

Jamás olvidaré que una vez tuve la oportunidad de sentir, de ver y de saber que otro mundo era real.

Mientras, o nunca o jamás…Viviré sin ti.

Mientras, siempre o quizás… esperaré y creeré en la convergencia, en la magia.

Lo que rige al mundo no son más que normas, no nos pertenecen.

Quiero creer en nosotros.

Simplemente seguiré creyendo.

Espero que sigas creyendo en mí.

¿Sabías que…? Curiosidades de la mente.

  • El cerebro masculino pesa alrededor de 1.400 gramos y el femenino 1.200 gramos. Esto se debe a  el cerebro ajusta su tamaño al peso y características físicas siendo (de media) el de la mujer más reducido.
  • cerebro¿Has probado a hacerte cosquillas?. Si lo intentas será en vano, ya que el propio cerebro predice lo que vas a sentir y se anticipa  a tus propias acciones.
  • Cuando recuerdas algo en realidad no recuerdas el suceso en sí, sino la información del recuerdo de la última vez que lo recordaste, uno de los motivos por los que con el tiempo tendemos a distorsionarlos añadiendo o eliminando elementos.
  • ¿Qué tienen en común Elizabeth Parker, Larry Cahill, James McGaugh, Brad Williams o Rick Baron? Estas personas tienen una memoria autobiográfica extraordinaria conocida como hipermnesia o hipertimesia. Es decir, recuerdan al más mínimo detalle cada día de sus vidas.

 

  • Clive Wearing, era director de orquesta y debido a una grave encefalitis su memoria fue afectada, quedando reducida a una amplitud de 7 segundos.  Curiosamente su memoria musical está intacta.

 

  • El ejercicio aeróbico mejora nuestro rendimiento cognitivo ya que proporciona más oxígeno y proteínas al cerebro, estimula los capilares, la plasticidad del lóbulo frontal y el crecimiento neuronal en el hipocampo (memoria). A demás practicar ejercicio libera endorfinas ( sustancia química que genera bienestar y felicidad) , reduce el estrés y ansiedad al liberar norepinefrina, previene el deterioro cognitivo por la liberación de sustancias que protegen el hipocampo ( implicado en la memoria), aumenta el rendimiento cognitivo y facilita el aprendizaje y  ajusta le reloj biológico y el sueño.
  • ¿Quién es la persona con mayor Coeficiente Intelectual (CI) de la historia? Probablemente ante esta pregunta la mayoría de las personas  piensen en Albert Einstein , Stephen Hawking o Leonardo da Vinci. Sin embargo la persona más “inteligente” de la historia es William James Sidis:
  1. Albert Einstein tenía un CI de 160.
  2. Stephen Hawking: CI 160.
  3. Leonardo Da vinci: Entre 180-190.
  4. William James  Sidis: Su coeficiente intelectual era de 250/300. Llegó a hablar más de 40 idiomas a la perfección. Con 7 años inventó su propio idioma (Vandergood). Pasó el tercer curso de primaria en 3 días. Entre los 4 y 8 años escribió 4 libros de anatomía y 2 de astronomía. No alcanzaba los 8 años cuando entró en la Universidad de Massachussetts y se matriculó en Harvard con 11 años  convirtiéndose en un experto en matemáticas aplicadas. A los 16 años ya era médico.  Más información: https://es.wikipedia.org/wiki/William_James_Sidis
  •  ¿Alguna vez has tenido al quedarte dormido la sensación de caer al vacío? El científico Ian Oswald concluyó que esta sensación se debe a que el cerebro interpreta y confunde la relajación muscular y las bajas pulsaciones que se produce en una de las fases del sueño con la muerte por lo que envía un impulso eléctrico para activarnos.

Más información y fuentes de bibliografía:

Cuestión de actitud.

Siempre van a a existir problemas o algo pendiente de resolver. Aceptarlo es primordial para tener en cuenta que, a pesar de ello, no se debe abandonar las actividades planeadas, ni dejar las emociones y el estado de ánimo a merced de todos los problemas que surgen.

Tomar una buena actitud y continuar es un paso muy importante para conseguir que los problemas ocupen el lugar que corresponde y sean resueltos en la medida de lo posible…pero sin interferir en todo lo demás.

Entonces, ¿Qué hay que tener en cuenta para conseguir una buena actitud? :

  • Sonreír. No hay que esperar a hacerlo solo cuando los problemas se solucionan.
  • Rectificar de los errores. Aprender de ellos.
  • Se puede disfrutar de las “pequeñas” actividades cotidianas a pesar de los problemas.

positivo

  • Buscar nuevas motivaciones a corto y medio plazo.
  • No dejar de hacer las actividades previstas. El día a día no puede girar en torno a los problemas.
  • Cada minuto cuenta, disfrutar del día a día.
  • Buscar soluciones a los problemas en la medida de lo posible. Ponerlas en práctica.
  • Expresar los sentimientos.
  • Pedir ayuda cuando se necesita.
  • Continuar con las actividades del tiempo de ocio.
  • Si un pensamiento negativo se vuelve recurrente, contrarrestarlo, con un pensamiento positivo. Por ejemplo: ” Nunca voy a salir de esta situación” –> ” Haré lo posible para salir de esta situación. Puedo conseguirlo”.
  •  No generalizar un problema. También hay que apreciar y agradecer lo bueno que ocurre.

A lo largo de la vida, son muchos los problemas que surgen y si algo está bajo el control de uno mismo es como hacerles frente y la actitud que se toma ante todo lo demás.

“Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños”. Pablo Neruda.

Un instante…

caminoUn instante lo cambia todo. Da igual cuanto tengas , lo que quieras o lo que tenías pensado. 

Solo es necesario que se cruce “ese algo” en tu camino para que todo lo previamente adquirido se asome al abismo de la duda.

Quizás sea un error dar por validas ciertas ideas como si fueran verdades absolutas que rigen la vida. Aunque quizás sea un acierto en la misma medida. Y es que es el quizás, la probabilidad, la falta de un determinismo lógico lo que realmente matiza todo lo demás.

Los pensamientos son complejos, las ideas son simples.
Nuestra conciencia se basa en las ideas.
La inconsciencia en pensamientos.
Y así vivimos bajo la simpleza de la conciencia y la complejidad de la inconsciencia.

Creemos….solo creemos saber…
pero lo cierto es que poco sabemos de nada y mucho menos de todo.

700.800 horas

Setecientas mil ochocientas horas. He aquí el número de horas que vivimos si tenemos la suerte de morir con 80 años.

Teniendo en cuenta que dormimos una media de 7 horas al día nos pasamos durmiendo: 204.400 horas. Lo que relativamente activos permanecemos 496.700 horas.

Si a esto le descontamos 3 comidas al día de 20 minutos cada una de ellas. 1 hora al día. ¡29.200 horas las pasamos comiendo!

reloj¿ A que queremos dedicar las 400.000 horas restantes?

Sigamos descontando… de los 25 a los 65 años de media con jornada laboral de 8 horas…100.000 horas trabajando.

Nos quedamos con 300.000 horas. Y si descontamos la etapa estudiantil desde los 3 años… estas horas se reducen otro tanto.

Pues si, el tiempo es oro y lo que hagamos con el tiempo libre depende solo de nosotros. El resto viene hasta cierto punto impuesto por la sociedad, el ritmo de vida al que nos someten, las normas … y no podemos olvidar las leyes físicas bajo las que nacemos, vivimos y morimos.

Cada problema prolongado es tiempo restado a otros pensamientos, sentimientos y emociones que nos hacen sentir bien.

Cada lagrima derramada, una sonrisa perdida en el tiempo.

Cada tristeza una alegría menos.

Cada segundo cuenta. Cada día es importante, irreemplazable y será un recuerdo.

Ser conscientes de ello solo nos conduce a un destino: disfrutar del tiempo aún con la paradoja de que el tiempo vuela cuanto más feliz percibimos un momento.

¿ A que quieres dedicar tu tiempo?

La búsqueda…

Llevaba tiempo buscándote. No sabía dónde estabas pero sabía que te encontraría.

Me informé tanto cuanto pude para saber por dónde deba empezar a buscar.

Encontré información bastante confusa. En algunas ocasiones marcaban pautas, pasos a seguir… y los seguía al pie de la letra pero nada, no te encontraba. Otras veces elaboraba mi propia ruta de seguimiento pero sin éxito.

Entre tanto lloraba, me sentía frustrada. Desconocía en que me estaba equivocando.

Preguntaba a las personas si sabían algo al respecto pero el panorama muchas veces resultaba desolador. La gente estaba rodeada de problemas, crisis, política, desahucios… me miraban con cara de escepticismo. Como podía preguntar por ti con todo lo que estaba ocurriendo.

felicidad

¿Era egoísta buscarte?.

Tenía dudas, igual no era el momento de aventurarme a buscar lo que para muchos era y es una utopía.

Los días pasaban y cada día me sentía más triste. Cada día estabas más lejos. Era inevitable. No existías. Eras una ilusión. Un concepto creado para darnos esperanza. Una pieza que necesitamos pero imposible de encajar.

Y entonces escuché una canción. Una canción que lo cambió todo. No tenía letra. La música se encargó de dejarme llevar hasta ti.

Viniste, la sonrisa me vistió con su mejor traje para recibirte.

Preparé todo para que te sintieras cómoda. Hice espacio. Dejé marchar a la tristeza, no era una buena compañera de viaje. Retiré cuantos obstáculos veía, no quería que tropezaras.

A la ira no tuve ni que decirle que se fuera porque ella sola se había marchado.

Entendí que siempre estás, que no hay que buscarte, simplemente dejarte un espacio para que te instales. Pueden intentar echarte en múltiples ocasiones, los problemas tienden a ser así pero no si dejas claro que este espacio es tuyo, solo tuyo.

En la casa de mis emociones hay sitio para todos y uno fijo e intransferible que guardo ahora para ti. Es un lugar al que recurrir cada día, ya sea escuchando música, viendo una película, paseando o  conversando… cualquier actividad que implique una sonrisa es bienvenida en ese espacio. Un espacio imaginado, que se puede transportar. Un lugar que siempre llevo conmigo: Bienvenida a mi casa, felicidad.